Clases de Un curso de milagros

Clase 40 de Un Curso de milagros

Clase 40 de Un Curso de milagros.El pedir para destruir frente al verdadero pedir, la oración.

No hay un error más insidioso y que refuerce más al ego,que el de hacer especial al Espíritu Santo buscándolo en el mundo y pidiendo su ayuda para nuestros problemas corporales y mundanos.

Clase 40 de Un Curso de milagros
Clase 40 de Un Curso de milagros

El pedir para destruir es la oración que pide cosas que resulten para nuestro personaje.

Esta oración se basa en la presunción de que hay un problema real aquí que necesito deshacerlo aquí.

Es decir se basa en la idea de un Dios que de algún modo satisfará nuestras necesidades mágicamente. 
En este sentido Freud tenía razón cuando decía que nuestra creencia en Dios es una proyección de la experiencia que hemos tenido con tus propios padres positiva o negativamente .

Podríamos invertir lo que decía Freud que todas nuestras relaciones son proyecciones de nuestra propia profundamente reprimida creencia en la imagen colectiva que el ego tiene de dios. La verdadera oración debe ser únicamente por ayuda para aceptar la verdad que ya está ahí.

La oración por lo tanto es una actitud de perdón al pedir ayuda al Espíritu Santo para unirnos con otro en una relación santa,la cual existe en nuestras mentes .

Y corregir la relación especial que es la morada de la culpa del ego.


Jesús,simboliza la oración como una escalera,cuyo peldaño más bajo sería nuestra experiencia como un cuerpo específico .

Y el peldaño más alto representa el mundo real y más allá de la escalera se encuentra la unión con Dios.

Clase 40 de Un Curso de milagros
Clase 40 de Un Curso de milagros


La experiencia de la presencia abstracta del Amor de Dios en nuestras mentes divididas deshace el guión de miedo y angustia del plan del ego.

Una vez que nuestra mente descansa en el Amor del Espíritu Santo .

Lo que ocurre no tiene importancia porque todo se experimentará como una oportunidad para aprender a perdonar.

Pedirle al Espíritu Santo que arregle lo que está mal en nuestra vida física/psicológica es abdicar de nuestra responsabilidad por nuestra infelicidad y, por lo tanto, privarnos del único medio que tenemos para deshacer nuestro error y reunirnos con el glorioso Ser de Cristo que todos somos.

La única ayuda significativa, en consecuencia, sería la que nos llevaría a casa y nos restauraría a nuestra verdadera Identidad tal como Dios nos creó. Jesús nos instruye que “el Espíritu Santo conoce la verdad acerca de ti. La imagen que tú has forjado, no…

Pedirle al Espíritu Santo que decida por ti es simplemente aceptar tu verdadera herencia.” (M.29.4: 6,7; 5: 4).

Por lo tanto, nuestro estado natural mientras viajamos a casa debe estar unido al Espíritu Santo, lo que significa que nunca estamos solos.

De hecho, pensar que estamos solos y que necesitamos tomar nuestras propias decisiones es el error fundamental que Jesús nos está ayudando a reconocer y corregir, como subraya la sección final del manual.

Clase 39 de Un curso de milagros

Clase 39 de Un curso de milagros.El perdón para el destruir frente al verdadero perdón.

El perdón para destruir es el que dice:»yo que soy bueno, te perdono a ti que obraste de esta manera».Aquí, el odio pretende hacerse pasar por bondad.

Esta actitud del ego se basa en que el pecado es real,que hubo un hecho, algo incorrecto y yo te perdono .Esto es,a lo que el Curso se refiere cuando dice hacer el error real.

El perdón para destruir dice :»es verdad estamos separados, la separación es real,y la unidad es una ilusión .

Dice que la integridad del sistema de pensamiento del ego descansa en que nuestro yo continúe con la práctica del perdón en el que sostenemos que el pecado realmente sucedió en algún otro y no en nosotros mismos y así creemos habernos liberado,proyectando nuestra culpa sobre alguien más.

Clase 39 de Un curso de milagros
Clase 39 de Un curso de milagros

Pero,el verdadero perdón consiste en deshacer los principios de negación y proyección del ego al invertir la dirección de la mente.

Antes de que podamos percibir el mundo,tal como realmente es ,tenemos que liberarnos del odio que hay en nuestras mentes y esto se logra mediante el proceso de, primero,darme cuenta de que he proyectado ese odio sobre algún otro,asumiendo la responsabilidad por ello y luego pidiendo ayuda a Jesús para que me muestre que la fuente del odio jamás ha abandonado nuestras mentes. Así veremos el mundo a través de unos ojos felices.
Clase 39 de Un curso de milagros
Clase 39 de Un curso de milagros

Ser totalmente honesto con Jesús sobre nuestra falta de voluntad para dejar ir un resentimiento es útil en sí mismo, especialmente porque estamos experimentando los efectos de no dejarlo ir.

Esta obstinación no nos hace pecaminosos y no afecta el amor de Jesús por nosotros.

La ganancia oculta

Por lo tanto, sentirnos como un fracaso, o cualquier forma de auto-condenación, sería el único error en ese punto — ya estríamos al tanto del precio que estamos pagando por aferrarnos al resentimiento.

Podemos simplemente detenernos y reconocer que el perdón es un proceso y que cuando el miedo subyacente disminuya, daremos otro paso.

Si realmente quisiéramos perdonar, lo haríamos.

Podríamos preguntarnos cómo nos sentiríamos o qué sucedería si realmente dejaramos ir el resentimiento. Eso podría revelar la naturaleza del miedo detrás de nuestra falta de voluntad. Entonces nosotros y Jesús podríamos lidiar con eso juntos. Eso nos ayudaría a mantenernos honestos, también.

La elección significativa solo se puede hacer en el nivel del contenido, por lo que la única elección real es entre la culpa y el miedo del ego y el perdón y el amor del Espíritu Santo.

Entonces, sí, hay muchas formas o secuencias diferentes de eventos que nuestras vidas pueden tomar como resultado de nuestras aparentes elecciones, pero mientras estemos eligiendo con el ego, creyendo que la felicidad puede encontrarse fuera de nosotros, nada cambiará realmente , aunque nuestras circunstancias y relaciones puedan cambiar significativamente.

Clase 38 de Un curso de milagros

Clase 38 de Un curso de milagros-¿Qué es una altar? Un curso de milagros dice que un altar se define no por su forma sino por su contenido .Los altares son creencias.

Clase 38 de Un curso de milagros
Clase 38 de Un curso de milagros

Vamos a recordar lo que significan contenido y forma en Un curso de milagros:el contenido tiene que ver con la Mente de Dios ,la forma con el ego.La forma tiene que ver con la expresión de la decisión de la mente de identificarse con la ilusión del ego o con la corrección del Espíritu Santo.

Cualquier problema y su solución se relacionan con el contenido que está en la mente ,la forma solo expresa en la decisión El centro de interés de cualquier estudiante sincero de un curso de milagros debe ser el cambio de mentalidad que el perdón ofrece a través del milagro y no un cambio de comportamiento.

¿Dónde está el problema?


El único énfasis de Jesús en su curso radica en el cambio del contenido de la mente dónde se encuentran el problema y la solución,en cambio el centro de interés del ego es en lo externo ,es el intento de distraernos para que no nos asomemos a nuestro interior en el cuál se encuentra la amenaza a la individualidad la cual se retiene al no mirar el ego,quién se siente a salvo en el cuerpo y nos dice que todo el peligro reside en la mente.


Muchos estudiantes de un curso de milagros caen en la trampa al dedicarse al curso como una forma convirtiéndolo y por tanto convirtiéndose ellos mismos y convirtiendo a otros en objetos especiales.Al hacerlo pierden de vista el contenido del perdón y unidad del curso el cuál los conduciría a trascender el estado de separación del especialismo espiritual para abrazar a todo el mundo como sus hermanos.

El verdadero altar está en nuestras mentes donde elegimos una y otra vez el perdón y la unidad en lugar del especialismo en la separación.

Esto es difícil de aceptar, sin embargo, en lugar de desanimarnos, podemos estar agradecidos de que al menos sepamos cuál es el problema y que podamos trabajar de la mano con nuestro amado hermano Jesús para restablecer la comunicación con toda claridad. Si somos verdaderamente honestos con nosotros mismos, asentiremos con la cabeza reconociendo que su explicación de que no escuchamos al Espíritu Santo es en realidad la verdad.

Clase 38 de Un curso de milagros
Clase 38 de Un curso de milagros

Clase 37 de Un curso de milagros

Clase 37 de Un curso de milagros-La idea de sacrificio.El sacrificio es la idea subyacente en todas nuestras relaciones especiales.

Clase 37 de Un curso de milagros
Clase 37 de Un curso de milagros

Detrás de todas nuestras relaciones especiales en nuestro mundo,percibimos que están tratando de privarnos de lo que creemos que es justamente nuestro.

En las leyes del caos Jesús dice:»La perla de inestimable y valor». Necesito que tú seas culpable para yo poder ser inocente,porque inconscientemente creo que culpando a otros por mi sufrimiento me salvaré,ya que he sido injustamente tratado por Dios.

Es como si le dijeramos a Dios:»Fíjate tú,te estás equivocando de persona mira toda esa gente que me ha maltratado me ha engañado,me rechazaron,me abandonaron ,me traicionaron y mira yo tan bueno que he sido siempre perdone a todos a pesar de lo que me han hecho.Mira a cuántos he ayudado ,todo lo que hice y mira cómo me han pagado».

Clase 37 de Un curso de milagros
Clase 37 de Un curso de milagros

Creemos que podemos engañar a Dios

Creemos que así vamos a engañar a Diós,que Él va a hacer justicia,ellos irán al infierno y nosotros al cielo.

En el sueño de individualidad adoptamos una cara de inocencia mediante la cual procuramos evadir nuestra propia responsabilidad por el odio al culpar a otros por habernos esforzado por ellos.

Pensamos que las acciones que realizamos en la forma:ser bueno ,decir todo que sí a todos,ayudar a los demás.

Suponemos que esos comportamientos ese sacrificio que realizamos nos hará mejores ante Dios y olvidamos que el único cambio sólo puede tener lugar en la mente ,el contenido.

Clase 37 de Un curso de milagros
Clase 37 de Un curso de milagros

Sólo así, desde ese lugar haremos cosas en el mundo pero sin sacrificio las haremos desde el amor que nos une a todos como mente.Así ,iremos deshaciendo la idea de que amar es sacrificarse por otros.

El ego, tal como lo experimenta por ud. mismo, nos dice que debemos expiar por nuestros pecados mediante el sufrimiento y el sacrificio. Pero eso sólo refuerza nuestra creencia de que nuestra culpa es real y que Dios es un Dios castigador que busca venganza por nuestros pecados muy reales.

Nuestros intentos de obtener la liberación

Y todos nuestros intentos de obtener la liberación a través de la expiación son sólo formas de magia que no abordan el problema real en la mente. Necesitamos entender que el problema no es la culpa que creemos que estamos experimentando por nuestras transgresiones aquí en el mundo.

Buscamos soluciones mágicas

Esos «pecados» son realmente distracciones deliberadas, sirviendo el propósito de mantener nuestro enfoque aquí en el mundo, buscando soluciones mágicas para liberar nuestra culpa (por ejemplo, hacer enmiendas) o para evitar experimentarla (por ejemplo, adicciones).

Mirar adentro

Pero esto sólo nos impide mirar más profundamente en nuestra mente a la fuente real de todo nuestro dolor y culpabilidad (y la de todos los demás) – la creencia de que no sólo nos hemos separado de nuestra Fuente amorosa, sino que hemos estado dispuestos a matarla, a destruir el Amor, a estar por nuestra cuenta.

Sin embargo, si podemos unirnos con un reflejo de ese Amor, como Jesús o el Espíritu Santo, y ver nuestras autoacusaciones con su amorosa presencia a nuestro lado, tendremos que darnos cuenta en algún nivel de que no hemos destruido el amor.

Y en ese reconocimiento, el verdadero perdón — por lo que nunca ha ocurrido — es posible, disolviendo toda culpa y liberándonos de nuestra prisión autoimpuesta

Y luego, cualquier acción o comportamiento, si lo hay, puede ser más útil y curativo en respuesta a nuestras supuestas transgresiones contra otros en el mundo, simplemente fluirá a través de nosotros.

Clase 36 de Un curso de milagros

Clase 36 de Un curso de milagros-El verdadero problema.La diminuta y alocada idea de la separación no fue de Dios por lo tanto,no puede ser real y no existe.

Clase 36 de Un curso de milagros
Clase 36 de Un curso de milagros

Entonces cualquier problema tiene que ser no existente.Entonces el verdadero problema es la creencia de que hay un problema.

¿Cuál es el problema?

Es decir el problema es la manera en que yo estoy percibiendo el aparente problema.El problema es la creencia en la separación de Dios, el haberle creído al ego y luego nos ha convencido de que nuestra mente es un verdadero campo de batalla,así que mejor no ir ahí porque la muerte es lo que nos espera.

La estrategia del ego consiste en que creamos que existen problemas reales que exigen soluciones reales.El plan del ego fracasaría,sí el Hijo se diera cuenta de que su único problema es creer en una situación no existente y que su único problema es su forma equivocada de mirar a la diminuta y alocada idea.

Pero nosotros creemos que los problemas están en el mundo y en los cuerpos y nos las pasamos buscando soluciones mágicas a problemas imaginarios. Jesús nos habla en su curso acerca de la confusión de niveles que fomenta el ego.

Confusión de niveles

Esta confusión de niveles es la responsable de todos nuestros problemas,de todas nuestras enfermedades.El milagro es dirigir la atención al nivel correspondiente que es la mente, en lugar de al cuerpo.

Al confundirnos y crear que somos un cuerpo en lugar de un pensamiento en la mente de Dios se nos hace difícil el cambiar de mentalidad.

La única solución

Es decir que la única solución al problema es cambiar nuestra atención del nivel exterior a nivel interior y tomar la decisión de unirnos al amor del cual creemos habernos separado. Es esencial recordar que solo la mente puede crear y que la corrección solo puede tener lugaren el nivel del pensamiento.

Clase 36 de Un curso de milagros
Clase 36 de Un curso de milagros

El Curso enseña que no solo el mundo es una ilusión, sino que es una ilusión intencional; el propósito es crear un mundo de cuerpos, completamente enfocados en resolver la gran cantidad de problemas físicos y psicológicos que nos acosan a diario, clamando por atención y solución.

De esta manera, la «mente», la verdadera fuente de nuestros problemas, se mantiene oculta de la conciencia.

Clase 35 de Un curso de milagros

Clase 35 de Un curso de milagros-La resurrección.Si el cuerpo es ilusorio, no puede haber resurrección física. El cuerpo no es nada.Somos títeres, unas marionetas movidas por la mente.

 Si el cuerpo no vive, tampoco puede morir. Entonces, obviamente, no puede regresar a la vida o resucitar. La resurrección solo tiene significado en la mente que se ha creído capaz de morir.

La resurrección es el cambio de mentalidad, es la aceptación de la Expiación.es el recuerdo en la mente del Hijo del Amor que siempre ha estado ahí.

Un curso de milagros nos dice que la resurrección de Jesús ocurrió antes de la crucifixión.¿Cuál fue la resurrección ?Que él se acordó de reír de la tontería del relato del ego,y permaneció fuera del sueño de crucifixión del ego aunque el mundo experimentó como que él existió dentro del sueño,que él fue indefenso ante la aparente ataque.

Clase 35 de Un curso de milagros
Clase 35 de Un curso de milagros
Debido a que era consciente de que su realidad jamás podía ser atacada su mensaje fue :"No enseñes que mi muerte fue en vano enseña más bien que no morí, demostrando que vivo en ti."

Este es el mensaje que nos permite comenzar el proceso de recordar nuestra Identidad como Cristo,y según recordamos el amor que somos, nuestra resurrección,es el despertar a la verdad de la Expiación.

Siempre es útil recordar que el Curso ha venido como una corrección — primero como una corrección para nuestro ego, pero también como una corrección para algunas de las expresiones específicas del ego, incluida su distorsión dentro del cristianismo tradicional del mensaje original de Jesús de amor y perdón. Así que el Curso utiliza las palabras del cristianismo tradicional, como crucifixión y resurrección, Expiación, milagro y perdón, pero les da un significado diferente.

Esto refleja el enfoque básico del Curso para todas nuestras relaciones especiales -- mantener la misma forma pero proporcionarle un contenido diferente, como un recordatorio de que el problema no es la forma (en este caso, la palabra) sino el contenido del ego que le hemos dado. Es nuestro ego el que siempre se enfoca en la forma para que pasemos por alto el contenido.
Clase 35 de Un curso de milagros
Clase 35 de Un curso de milagros

El hecho de que el enfoque debe estar en el poder del tomador de decisiones de nuestra mente es más apropiado cuando consideramos que Jesús enfatiza que “el poder de decisión es la única libertad que te queda como prisionero de este mundo. Puedes decidir ver el mundo correctamente.” (T.12.VII.9: 1,2). Y luego, “Cada día, cada hora y cada minuto, e incluso cada segundo, estás decidiendo entre la crucifixión y la resurrección; entre el ego y el Espíritu Santo.

El ego es la elección en favor de la culpabilidad; el Espíritu Santo, la elección en favor de la inocencia. «De lo único que dispones es del poder de decisión».” (T.14.III.4: 1,2,3; cursiva agregada). La centralidad del concepto de elección o decisión para las enseñanzas del Curso es evidente cuando consideramos que las variaciones en las palabras «elegir» y «decidir» se usan más de mil veces en los tres volúmenes del Curso. Y la sección final del texto, «Elige de nuevo» (T.31.VIII), es un hermoso himno de alegría a elegir.»

Clase 34 de Un curso de milagros

Clase 34 de Un curso de milagros.Un Hijo de Dios ,no el Hijo de Dios .Jesús,nos dice que él no es diferente de nosotros excepto en el tiempo.Nos dice que él fue el primero que despertó del sueño de la separación al recordar su identidad como Cristo.

Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros
 Él eligió solo  a Dios.Jesús representa el fragmento de la mente del Hijo de Dios que escucho al Espíritu Santo y recordó reírse.Jesús es una parte de ese único Ser del cuál todos somos una parte.

Él se presenta como nuestro hermano mayor,quién mientras parecía transitar esta tierra ilusoria como un hombre,el Amor de Cristo desde fuera del mundo de tiempo y espacio era la única fuente de las acciones de su cuerpo que el mundo identificaba como pertenecientes a él, por eso se le describe como la manifestación del Espíritu Santo

Tanto él,como el Espíritu Santo,es el eslabón que nos regresa a Diós ,el camino, la verdad y la vida.Jesús ejemplifica el principio de la Expiación: la separación de Dios jamás sucedió.El darse cuenta de esta verdad es el resultado final del perdón,simbolizado en el Curso por ver el rostro de Cristo en otra persona.

Jesús sabía que él no estaba en el sueño del mundo y por consiguiente conocía únicamente su realidad como cristo. Eso  fue lo que deshizo la raíz del sistema de pensamiento del ego al mostrar que el ataque no tiene significado alguno.
Clase 34 de Un curso de milagros
Clase 34 de Un curso de milagros

Su muerte dentro del sueño no tuvo efecto en su realidad fuera del sueño.

Jesús representa la Voz del Espíritu Santo, a la cuál se le dio forma de modo que pudiera ser escuchada.Jesús es un símbolo en nuestra mente del Amor de Dios.

Durante dos mil años, se ha utilizado exclusivamente en la teología cristiana para denotar «sólo» a Jesús, el Hijo «unigénito» del Dios bíblico y la Segunda Persona de la Trinidad. Además, el especialismo de Jesús fue acentuado por el hecho de que San Pablo relegó al resto de la humanidad al estado de "hijos adoptados" de Dios (Gálatas 4: 4). Para acentuar el punto de que él es nuestro igual, Jesús en Un Curso de Milagros usa el mismo término que hasta ahora había excluido a todos excepto a él mismo. 

Ahora, sin embargo, denota a «todas» las personas: los hijos de Dios que aún creen que son cuerpos y están separados de su Fuente y, por lo tanto, diferentes de Él. Y aún más específicamente, el término «Hijo de Dios» denota a los estudiantes que están leyendo y estudiando Un Curso de Milagros, un uso claramente hecho sin importar su género.

¿Por qué se usa este término?

Por lo tanto, este término se usa deliberadamente para ayudar a corregir dos mil años de lo que Un Curso de Milagros considera como una distorsión del mensaje básico de Jesús por parte del cristianismo, en este caso, la perfecta igualdad y unidad de la Filiación de Dios. Y así, en el Curso, Jesús se presenta a sí mismo como no diferente de nadie en realidad (aunque ciertamente es diferente de nosotros en el tiempo).

Por lo tanto, para decirlo una vez más, el mismo término -- Hijo de Dios -- que fue usado solo para Jesús, ahora se usa para todos nosotros. Además, el término también se usa para denotar a Cristo, la creación anterior a la separación de Dios, Su único Hijo. Nuevamente, vemos el uso de la misma «forma» que en el cristianismo tradicional, pero con un «contenido» totalmente diferente. La frase «Hijo de Dios» también se puede entender fácilmente como sinónimo de «niño», un término que también se usa a menudo en el Curso.

Clase 33 de Un curso de milagros

Clase 33 de Un curso de milagros-No hay ningún mundo en absoluto.Sólo hay imágenes externas de pensamientos, los cuales están todos presentes simultáneamente.

Todo lo que conocemos como tiempo está sucediendo en este instante único, ahora,el cuál nosotros, meramente re experimentamos en nuestras mentes.

¿Cómo podemos comprender esto?Imagina que realmente estuviese encerrada dentro de un cuarto oscuro que oculta tu miedo,pero que el tomador de decisiones en la mente comienza a darse cuenta de que ha cometido un error al elegir al ego y se vuelve hacia el Espíritu Santo, entonces,comienza a ver menos miedo que antes.
Clase 33 de Un curso de milagros
Clase 33 de Un curso de milagros

Esto hace que comience a entrar la luz en el cuarto poco a poco, esa mente va tornándose cada vez más abstracta .

En el Anexo de psicoterapia Jesús nos dice que aunque la verdad es simple de todas maneras se le tiene que enseñar a aquellos que ya han perdido su camino en interminables laberintos de complejidad.Esa es la gran ilusión.

 Luego el texto dice en el Capítulo 25 Sección 3: Las leyes de Dios no pueden gobernar directamente en un mundo regido por la percepción,pues un mundo así no pudo haber sido creado por la Mente para la cual la percepción no tiene sentido,sus leyes no obstante se ven reflejadas por todas partes.
Clase 33 de Un curso de milagros
Clase 33 de Un curso de milagros

No es que el mundo donde se ven reflejadas sea real en absoluto,sólo lo es porque Su Hijo cree que lo es y Dios no pudo permitirse a sí mismo separarse completamente de lo que Su Hijo cree.Él no pudo unirse a la adherencia de su Hijo,pero si pudo asegurarse de que Su cordura lo acompañe siempre para que no se pudiese perder eternamente en la locura de su deseo.

Todos los que creemos estar aquí estamos amnésicos, un velo de olvido ha caído sobre nuestras mentes para cubrir nuestra verdadera Identidad,al haberla sustituido por una parodia de nuestro verdadero Ser.

Todo el universo físico es una ilusión, no solo nuestras interpretaciones. Este es el absoluto no-dualismo de la metafísica del Curso. El Curso es claro que lo que es real es inmutable, sin límite, sin forma, perfecto y eterno. Por lo tanto, cualquier cosa que cambie, que sea limitada, que tenga forma, que no sea perfecta y que sea temporal, no puede ser real. Algunos pasajes a considerar son los siguientes, aunque hay muchos, muchos otros que hablan de no-dualismo:
Clase 33 de Un curso de milagros
Clase 33 de Un curso de milagros


1) Lección 132: “El mundo no existe! Éste es el pensamiento básico que este curso se propone enseñar.” (W.pI.132.6: 2; así como otras partes de la lección).

2) «La Percepción Verdadera — El Conocimiento»: en esta sección, en la clarificación de términos, Jesús usa la frase «el mundo que ves»; pero lo que sigue deja bastante claro que se refiere no a nuestras interpretaciones, sino a todo el mundo físico que contemplan nuestros ojos. “El mundo que ves no es más que la ilusión de un mundo. Dios no lo creó, pues lo que Él crea tiene que ser tan eterno como Él. En el mundo que ves, no obstante, no hay nada que haya de perdurar para siempre. Algunas cosas durarán en el tiempo algo más que otras. Pero llegará el momento en el que a todo lo visible le llegue su fin.” (C.4.1).


3) «El perdón y el final del tiempo» (T.29.VI). Esta sección completa describe cualquier cosa del tiempo y el cambio como irreal.
4) “El tiempo y el espacio son la misma ilusión” (T.26.VIII.1: 3).

Clase 31 de Un curso de milagros

Clase 31 de Un curso de milagros-El cambio interno.El Espíritu Santo no es una persona sino que es la memoria del Amor de Dios en nuestras mentes.Este amor está en nuestras mentes esperando nuestro cambio de mentalidad.

Clase 31 de Un curso de milagros
Clase 31 de Un curso de milagros
El perdón es un proceso interno,parece ser algo que hacemos pero en verdad, es un proceso de deshacer.El milagro hace que la mente se dé cuenta de que ella es la que sueña y de que no es víctima de nada.

La salvación en Un Curso de milagros se refiere al proceso por el cual la mente retorna al punto en el cual se hizo la elección original de separarse y la capacita para que elija otra vez.Esto es un proceso porque es una decisión constante reflejada en lo que parecen ser nuestras decisiones actuales el tiempo no existe por lo tanto todo está ocurriendo ahora.

Es decir que la decisión de perdonar a otro en el presente es la expresión externa de un cambio interno por el cual utilizamos el tiempo para permitir que se disipe el miedo que tenemos el castigo de Dios, que es ilusorio.
Un curso de milagros.El cambio interno
Un curso de milagros.El cambio interno

Si en verdad hubiese algo que perdonar,sanar ,deshacer ,o de lo cual salvarse,entonces la separación habría sido un suceso real y verdadero .El verdadero perdón sería imposible no hay manera de llegar Allá desde Aquí .Al darnos cuenta de que jamás hemos estado Aquí es que podemos recordar así que siempre hemos estado Allá.

Para lograr atravesar la barrera entre el Aquí y Allá,debemos soltar todo control de nuestras vidas al deshacer nuestros pensamientos y planes conscientes,es decir ,mirar internamente al ego junto al Espíritu y darnos cuenta de la realidad del pecado, esto es sanación.

Clase 31 de Un curso de milagros
Clase 31 de Un curso de milagros
Cuando nos liberamos de los dictados del ego y nos abrimos a la guía de la Voz de Dios, podemos experimentar cambios en nuestro mundo externo, como menciona, aunque este no siempre sea el caso. Estos cambios se producen no porque Dios o el Espíritu Santo hayan intervenido literalmente, sino porque hemos estado dispuestos a tomar decisiones internas (a menudo inconscientes), alineadas con el amor en lugar de con el odio.

Las proyecciones externas de nuestra culpa pueden entonces muy bien cambiar, aunque este nunca es el propósito, desde la perspectiva del Curso, de cambiar a nuestro maestro. Eso se convierte en una trampa, volviendo a centrar nuestro enfoque en el mundo mientras buscamos cambios externos para validar nuestro cambio interno.

Una vez que la culpa detrás de una forma específica de victimización haya sido descubierta y liberada, ya no tendremos que proyectarla fuera de nuestra mente. Podemos o no ser conscientes de este cambio interno tal como se refleja en nuestras relaciones externas, aunque en algún punto podemos darnos cuenta de que ya no estamos siendo provocados por los acontecimientos externos de la manera en que lo habíamos sido en el pasado. Ciertamente, ya no habría ninguna motivación basada en el ego para seleccionar tales guiones específicos de víctimas para ocultar nuestra culpa.

Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón

Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón-El mundo que ves es el sistema ilusorio de aquellos a quienes la culpabilidad ha enloquecido .

Si realmente miramos el mundo es el duplicado exacto de nuestra condición interna de odio culpa y muerte, un lugar de tristeza y sin esperanza.

Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón
Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón
Si realmente miráramos y nos diéramos cuenta del odio hacia nosotros mismos,la culpa sería tan intolerable que no podríamos soportarla.
Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón
Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón

Muchas personas tratan de cubrirla detrás de un rostro optimista de felicidad.Muchos estudiantes de Un Curso demilagros niegan la rareza de este mundo,disfrazándola bajo un velo de santurronería.Disfrazan la cara de negación con una cara de espiritualidad positiva.

No viendo problema alguno en el mundo externo, negándose así la oportunidad de ponerse en contacto con el camino que realmente conduce al mundo interno.
Hacerse el santurrón
Hacerse el santurrón

El mundo es el salón de clases en el cuál venimos a aprender a través de las relaciones especiales.

Si andamos con cara feliz, actuando el papel de santurrón estamos privándonos de la única motivación para aprender:»tiene que haber otra manera»

Si afuera todo es maravilloso, entonces para qué vamos a querer mirar adentro.Antes de que podamos percibir el mundo tal como realmente es, tenemos que liberarnos del odio que hay en nuestras mentes,y eso se logra permitiendo que se nos muestre que el odio está allí en nuestras mentes,pues las ideas no abandonan su fuente.

Cuando comenzamos a entender nuestra locura es que podemos tomar la única decisión significativa,la decisión de elegir otra vez y ver así a través de un nuevo maestro ,el mundo a través de unos ojos felices.

Un blissninny no es un pecador debido a la santurronería (blissninniness) , como tampoco nadie es pecador por proyectar y juzgar. En forma diferente son el mismo error. El blissninny (santurrón) dice: "Me temo que soy un pecador tan miserable que debo negar la oscuridad interior y cubrirla con azúcar y especias".
blissninniness
blissninniness

La persona «espiritualmente avanzada» dice: «Soy un pecador tan miserable que debo encontrar a otros pecadores más grandes para que sean castigados en mi lugar». El aspecto curativo de esta percepción es que descubre el error para que pueda curarse mediante el perdón.

El perdón no tiene nada que ver con cambiar el comportamiento de otros

Es importante recordar que la práctica del perdón no tiene nada que ver con cambiar el comportamiento de nadie, incluido el propio. Significa reconocer que la proyección y el juicio ocurren como resultado de la culpa en la mente por haber elegido creer que la separación es real.

Esta creencia es el pecado del que nos acusamos y nos sentimos culpables. Entonces tenemos miedo de que Dios nos descubra y nos castigue. Una vez que nos embarcamos en esta loca espiral de la lógica del ego, nos vemos obligados a buscar y encontrar a otros pecadores «más grandes» para que asuman la culpa por nosotros.

Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón
Clase 30 de UCDM-No se trata de ser un santurrón

El ego es particularmente aficionado a los pecadores «espirituales» como los blissninnies, a quienes acusamos del grave pecado de malinterpretar y usar mal el Curso. Este es un ejemplo del truco del ego de disfrazarse de especialismo espiritual para justificar el ataque a los seres «menores».

Muchos de estos ataques han sido «excusados» por los estudiantes con la afirmación: «Al menos sé lo que estoy haciendo» o «Al menos no estoy en negación». La solución simple es volver a la práctica del perdón. Si, de hecho, «sé» lo que estoy haciendo y «no lo niego», entonces, si así lo elijo, puedo ver que me identifiqué con el ego y proyecté la culpa por hacerlo en esta desprevenida persona «feliz».

El siguiente paso es pedir ayuda para tomar otra decisión. La curación ahora es posible porque la culpa y el miedo, el juicio y el ataque han sido descubiertos y reconocidos por lo que son.

Por lo tanto, ya no necesitan proyectarse hacia afuera. Cualquier juicio sobre nosotros mismos u otros puede ser transformado por el Espíritu Santo a través de este proceso de perdón. Sólo se requiere la voluntad de entregarle toda percepción errónea: “El Espíritu Santo sólo te pide esto: que lleves ante Él todos los secretos [juicios] que le hayas ocultado. Ábrele todas las puertas y pídele que entre en la obscuridad y la desvanezca con Su luz.”