Beethoven y la no-dualidad-UCDM

Beethoven y la no-dualidad-UCDM.Ken Wapnick afirmó que Beethoven se libró del ego hacia el final de su vida, y que su música fue una gran inspiración para Ken, pues su propio proceso de iluminación fue hecho en gran parte en base a unirse con la esencia de la música de Beethoven. Ken dice que Beethoven fue su gran maestro espiritual.

Beethoven y la no-dualidad-UCDM
Beethoven y la no-dualidad-UCDM

Mi gran maestro espiritual fue Beethoven. Empecé a escuchar su música en la escuela secundaria y ese fue mi maestro. Yo sentía algo en su música, dentro de lo cual yo estuve creciendo durante cierto tiempo.

Esto era muy claro para mí desde la escuela secundaria, la universidad, el posgrado y más allá. Lo que era más importante para mí que ninguna otra cosa en mi vida —mi educación, mi trabajo, mi primer matrimonio— era acercarme más y más a lo que yo sentía que era el corazón real de su música. Estaba muy claro que era un proceso de escuchar su música una y otra vez y escuchar su proceso.
Beethoven y la no-dualidad-UCDM
Beethoven y la no-dualidad-UCDM

El ego se fue justo al final de su vida: tú no podrías saberlo por su vida pero puedes escucharlo especialmente en los últimos cuartetos. Así que en ese punto vi mi vida por completo como un proceso de crecer en esa música hasta que me sentí uno con ésta. 

Cuando la escuché por primera vez en la escuela secundaria yo sabía que todavía no estaba ahí, así que ese era el viaje. Así que esa parte del viaje fue completada para el tiempo en que vi el Curso por primera vez. Después de esto fue como una especie de cristalización de todo lo que yo sabía que era cierto.

Escuchar los últimos cuartetos de Beethoven fue mi entrada a comenzar a experimentar realmente lo que en realidad somos. Pero eso fue para mi un proceso, también, durante una década . Era consciente de la interferencia, de los bloqueos dentro de mi mismo para unirme completamente con esa música. Esa música es en lo que tenía que transformarme, y transformarme en ella es lo que me permitía tener el tipo de relación que más tarde tuve con el Curso, con Helen y con Gloria.

Beethoven y la no-dualidad-UCDM
Beethoven y la no-dualidad-UCDM

Yo nunca analicé el bloqueo. Cuando empecé a escuchar los últimos cuartetos estaba aún en la universidad y me dije: "Todavía no estoy listo para esto". Pero seguí volviendo a ellos, y esto no lo habría dicho entonces, pero, en retrospectiva, era una manera de trazar mi propio progreso espiritual. Pero nunca lo analicé. No soy así. No creo que sea muy útil hacer eso. Sencillamente siempre supe que llegaría el día en el que me sentiría totalmente uno con esa música. Y sabía que cuando eso sucediera, eso sería todo, que no había nada más allá de eso. Y después, ocurrió.

Sí, yo no me estaba esforzando. En aquella época trabajaba en una clínica de salud mental cerca del mar en la costa sur de Long Island y desde allí se tardaba unos diez minutos en llegar en coche a la playa. A la hora de comer me gustaba ir a pasear por la playa con la música de los cuartetos, escuchando la melodía en mi cabeza. Eso siempre estaba conmigo. Era más importante para mí que cualquier otra cosa, más que mi matrimonio (lo cual pudo ser el motivo por el que mi matrimonio se vino abajo) y que mi carrera profesional.

Que yo supiera, no había nada en este mundo que fuera más importante, y simplemente sabía que ocurriría. En cierto sentido mi interés por el mundo disminuía y esto crecía y crecía y crecía.

No sabía cómo ,pero sabía dónde

Era como si de alguna manera hubiera un programa, una tabla de tiempos, un horario que simplemente yo estaba siguiendo. Era casi como si yo estuviera esperando el momento, pero sabía que todo se uniría algún día. No sabía de qué forma acabaría eso, pero sabía dónde acabaría. Eso no era un trabajo (no había esfuerzo), pero yo era consciente de eso como un proceso.

No soy un gran junguiano, pero he leído todo de Jung y recuerdo haber leído su autobiografía, con sus memorias, recuerdos, sueños, reflexiones, comentarios, aunque ese material termina no siendo tan honesto, pero él habló de que —he olvidado las palabras exactas que él usó—, pero esencialmente él decía que vivimos nuestras vidas en dos niveles. 
Beethoven y la no-dualidad-UCDM
Beethoven y la no-dualidad-UCDM

Y yo pude identificarme con eso. Yo era consciente de vivir mi vida en dos niveles; por un lado en la pista externa, en la cual yo estaba en la universidad, en mi vida profesional, en mi vida personal. Y luego, por otro lado, había la pista interna de Beethoven, ese proceso de unirme con la música de Beethoven.

Y ambos niveles eran (en aquel entonces) totalmente independientes uno del otro. Y yo sabía que eso no era correcto, pero así es como era. Con el tiempo, la pista externa se volvió menos y menos importante y la pista interna se volvió todo: era lo único que importaba realmente. Siempre fui bueno con mi desempeño en el mundo, pero escuchar esa música y llegar a ser uno con ella siempre fue la cosa más importante.

Conocer su obra,para conocerlo

Yo iría tan lejos como para decir que no solo no conocemos a Beethoven, o incluso la música, hasta que no conocemos esta obra (Grosse fugue) ,sino que no entendemos la vida ni la humanidad. Si esta parece una afirmación extravagante para que yo la haga, voy a pedir al lector que tenga en cuenta que la fuga, para mí, ha iluminado todo lo que yo jamás he conocido o pensado de las cosas de la belleza, del carácter, o del significado de cualquier arte o en cualquier rama de la existencia. 

(…) El siglo XIX escuchó discordancia y sucios tintineos en esta Gran Fuga. Eso dijo. Y lo dijo con el asombro de que el amado Beethoven pudiera haber perpetrado semejante «monstruo» (uno de los términos preferidos para expresar condenación). El siglo XIX debería haber sido más modesto; debería haber permanecido en pie ante la fuga, como Blake se puso en pie ante la creación y sus misterios, y debería haberse hecho esta única pregunta: ¿Sonrió él al contemplar su obra?» 

Sydney Grew (organista, escritor y experto en la música de Bach), 1931. 

Sólo los genios,comprenden otros genios

Por lo tanto, no todos han comprendido esta difícil pieza. Sin embargo, los genios sí comprenden a otros genios, de modo que pongamos una última opinión, del genial Stravinsky:

«A mis 80 años de edad, he encontrado una nueva alegría en Beethoven, y la Gran Fuga [Op. 133] ahora me parece… —no siempre fue así—… un perfecto milagro… una pieza de música absolutamente contemporánea y que será contemporánea para siempre… Apenas señalada por su edad, la Gran Fuga es, solo como ritmo, más sutil que cualquier música compuesta en mi propio siglo… Esta pura música de intervalo, esta fuga, me encanta más que cualquier otra»

 Igor Stravinsky, 1963.

1 pensamiento sobre “Beethoven y la no-dualidad-UCDM”

  1. Beethoven , la nada misma en el todo pleno , en su mente creativa veía todo y a todos como uno, unidos a Dios como hermanos. Su musica colapsa el mundo en lo eterno sobre todo en sus ultimas obras .Y si, fue un Genio como dice Wapnick . Gracias Silvina por compartir.

Deja un comentario