blue and white boat on body of water

Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte

Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte.La herida de la traición.Todos sabemos que la traición es un sentimiento profundo de dolor debido a que sentimos que la vida y las personas no son como se espera.

Nos sentimos sin brújula y llenos de incertidumbre.

Tener que vivir con un sentimiento de traición en el alma es como vivir con una profunda falta de fe y confianza, con miedo a que las personas nos lastimen.

El que sufrió la herida de la traición vive a la defensiva hacia todo y todos.

Cuando somos niños y perdemos la fe en nuestros padres, en esos padres que pensamos que nos cuidarían y amarían, debido a que hacen todo lo contrario, nace el sentimiento de traición.

Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte
Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte

En el momento en que la imagen de uno o de ambos padres se cae ante nuestros ojos,comenzamos a perder la visión de respeto y amor por ellos,esto crea una máscara que cubre la personalidad, llenándonos de miedo y defensas.

La herida de traición se vive como una experiencia de incertidumbre.

El niño se siente en peligro,se siente amenazado.

El niño siente falta de paz,vive estresado.La herida de la traición se desarrolla en un entorno lleno de miedo,ya que el niño no experiementa paz ni confianza,por lo tanto pierde su capacidad de confiar en él mismo y en los demás.


Estos niños están apurados por crecer y ser adultos.

La persona que la desarrolla tiene una gran necesidad de control.

La incertidumbre y la falta de confianza construyeron una personalidad con muchas defensas y, sobre todo, con una gran necesidad de controlar a las personas y las situaciones, de tal forma que siempre busca controlar, que las cosas sean como dice, como piensa que deben ser, etcétera.

El control es una forma de sentir confianza porque aprendió que si lograba que las cosas fueran a su modo, disminuía el miedo y la incertidumbre.

Una persona controladora cree que siempre tiene la razón,y pasan mucho tiempo interpretando y buscando la mentira, que se vuelven perceptivos.

De pronto, podrían darse cuenta de cosas que nadie percibe, pero eso no quiere decir que siempre tengan razón y que sus miedos y paranoias son ciertas.

Todo depende del grado de dolor que ocasione su herida y ése será su nivel de desconfianza y neurosis, de pensar que las personas y las cosas son como ellas o ellos creen.

Para quién posee la herida de traición todo tiene un sentido oculto.Esta es otra forma de control.


Cuando creamos expectativas, sentimos que controlamos lo que pasa o lo que hacen las personas; las altas expectativas
son una fuente de traición constante, sobre todo cuando son para controlar.

Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte
Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte


Todos podemos tener expectativas, pero la persona que lo hace desde el dolor de la traición, si las cosas o las personas no son como esperaba, no sabe adaptarse a la realidad, se frustra, se enoja, no sabe disfrutar lo que hay y siente que la han traicionado.

De la misma manera cree que sus expectativas deben ser cumplidas, no permite ,piensa. Es un niño herido al sentir que los demás son diferentes a como él o ella los idealizó.


Para la persona con esta herida, mentir o que le mientan tiene mucho peso.


Desarrollan fobia a la mentira, por los deseos no cumplidos; cuando ve la carencia en las personas que ama, se siente engañado, siente que todo fue mentira.

No construyen relaciones verdaderas, ni aceptan a las personas como son, exigen perfección. Con el tiempo, las personas se cansan y se alejan de ellas, de sus expectativas y su control.

A una persona con herida de traición le cuesta mucho trabajo aceptar la vulnerabilidad y vivir una relación íntima, no sabe poner el alma en las relaciones ni ser él mismo.

Hay una confrontación muy fuerte entre ellos y las personas por su miedo a ser traicionado y les cuesta mucho abrirse a los demás.


Cuando dan su confianza son como niños idealizando a las personas, y como todos somos imperfectos, ellos vuelven a ver que el otro no es digno de su confianza y se vuelve a cerrar.

La única forma de aceptar que somos vulnerables será sanar la herida para abrirse como adulto, entendiendo que las personas son como son y esto enriquece nuestra vida.


Tienen mucho magnetismo, se les ve como personas que generan confianza, como si supieran todo y pudieran controlarlo.

Cuando las cosas no son como esperan, son coléricos y desesperados; les chocan las personas que resuelven las cosas de manera diferente a ellos, o a distinto ritmo, pues no se aceleran como ellos.


Pueden ser muy manipuladores, seductores, protectores; se acercan a las personas haciéndolas sentir protegidas, con todo bajo control.

Tienen una imagen de sabelotodo, son protectores y capaces de hacer todo por cuidar, con los demás a su lado.


Una persona controladora necesita límites, requiere de una persona con identidad propia que no le permita que su control crezca, que lo deje haciendo berrinche, que no intente justificarse y tenga fuerza y autonomía en todos los niveles para que respete las reglas.


Los controladores intentarán hacer todo lo que esté en sus manos para que hagas lo que ellos quieren.

Viven en un estado de estrés muy fuerte. La posición de alerta los hace estar todo el tiempo en la angustia, lo que no les permite soltarse ni para dormir.

Duermen poco por lo que viven más estresados y en un estado de enojo, desesperación y defensa.

Aunque parezcan controlados y fuertes, en realidad todo el tiempo están cubriendo su miedo; cuando se sienten desprotegidos, evidenciados en su vulnerabilidad y fuera de control, enfurecen y pierden el dominio, son agresivos y pueden ser violentos.


Sienten mucha soledad, su incapacidad de soltar y sentir paz los hace estar resolviendo, produciendo y pensando en todo lo que hay que hacer.


De ahí que tengan poco contacto con sus verdaderas necesidades.

No saben escucharse, y esto no les permite sentirse llenos y plenos.

Todo el tiempo buscan hacer cosas, comprar, viajar, salir de fiesta para sentirse bien, pero depués se sienten vacíos y tristes y vuelven compulsivamente a la actividad.


Es celoso y podría ser muy perseguidor con las personas.

Es crítico, hace sentir incapaces a los demás, puede ser un gran destructor de autoestima, si se lo propone, ninguneando a todos a su alrededor.

Siempre creen que ellos hacen todo y nadie los apoya. En realidad no saben recibir, son rescatadores, proveedores y resuelven vidas. Son muy eficaces en lo que hacen.

Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte
Al rescate de tu Niño Interior-Sexta parte

Lo que más anhelan es ser protegidos, no tener que preocuparse por tantas cosas, soltar, confiar y sentirse amados y en paz.



Tienen la creencia de que el mundo y las personas son amenazantes y esta falta de confianza no les permite sentirse cerca de las personas, es como una barrera que no los deja sentir amor e intimidad con nadie.

En todos los ámbitos, tienen una máscara de fuertes y las personas a su alrededor terminan creyendo que nada necesitan y nadie se percata de sus necesidades, claro, ni él mismo. Se siente ignorado y abandonado, pero bajo control.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: