Blog-Se una luz brillante

Cada día sabemos más y entendemos menos .

Albert Einstein
Blog-Se una luz brillante

EL RECEPTÁCULO PERFECTO

Hôtan escuchaba la enseñanza de un maestro. La primera vez la asistencia era numerosa pero, poco a poco, a lo largo de los días que siguieron, el local se vació. Un día, finalmente, Hôtan estuvo solo en la sala con el maestro. Este le dijo:

—No puedo dar una disertación sólo para ti, y además estoy cansado.

Hôtan prometió volver al día siguiente con mucha gente. Pero al día siguiente acudió solo. Sin embargo, dijo al maestro:

—Puedes dar tu conferencia hoy, he traído una compañía numerosa.

Hôtan había llevado unas pequeñas muñecas que había instalado en la sala. El maestro le dijo:

—¡Pero si no son más que muñecas!

—En efecto —le respondió Hôtan—; pero todos los que han venido aquí no valen más que estas muñecas, no comprenden nada de tu enseñanza. Sólo yo he comprendido su profundidad y su verdad. Aunque hubiesen venido muchas personas, no serían más que rellenos, ornamentos, vacío sin fondo.

Estas son las últimas entradas.

No dejes de ver estas clases!!!

No te pierdas las 40 clases de Un curso de milagros

Aprende y practica las Lecciones de Un curso de milagros

Clases de Un curso de milagros

La taza vacía

Un famoso guerrero, va de visita a la casa de un maestro Zen. Al llegar se presenta a éste, contándole de todos los títulos y aprendizajes que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.
Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.
Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.
Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza está llena.
Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa.El maestro le responde con tranquilidad -Exactamente señor, usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?
Ante la expresión incrédula del guerrero el maestro enfatizó:
“A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada”
-Con la mente llena de prejuicios no podrás escuchar la verdad que dicen los otros.
-La mayoría de las personas cuando conversan se apuran en dar su opinión y el resultado es que no escuchan más que el sonido de sus propias palabras»

Blog-Se una luz brillante